Completas

completas

Oficio de Completas

El Señor todopoderoso nos conceda una noche tranquila y un perfecto fin. Amén.

Nuestro auxilio está en el Nombre del Señor;

Que hizo el cielo y la tierra.

Confesión

Dios todopoderoso, nuestro Padre celestial:

Hemos pecado contra ti,

por nuestra propia culpa,

por pensamiento, palabra y obra,

y por lo que hemos dejado de hacer.

Por amor de tu Hijo nuestro Señor Jesucristo,

perdona nuestras ofensas

y concédenos que te sirvamos

en novedad de vida,

para gloria de tu Nombre. Amén

Que el Dios todopoderoso nos conceda el perdón de todos nuestros pecados, y la gracia y fortaleza del Espíritu Santo. Amén.

Oh Dios, dígnate librarnos.

Señor, apresúrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. ¡Aleluya!

Salmo 4   Cum invocarem

Respóndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia; *

cuando estaba en angustia, tú me libraste;

ten misericordia de mí, y escucha mi oración.

“Mortales, ¿hasta cuándo volverán mi honra en infamia, *

amarán la vanidad, y buscarán la mentira?”

Sepan, pues, que el Señor ha escogido a los fieles para sí; *

el Señor oirá cuando yo a él clamare.

Tiemblen y no pequen; *

mediten en su corazón estando en su cama, y callen.

Ofrezcan sacrificios rectos, *

y confíen en el Señor.

Muchos son los que dicen: “¿Quién nos mostrará el bien?” *

Alza sobre nosotros, oh Señor, la luz de tu rostro.

Tú diste alegría a mi corazón, *

mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto.

En paz me acostaré, y en seguida dormiré; *

porque sólo tú, oh Señor, me haces vivir seguro.

Salmo 134   Ecce nunc

Y ahora bendigan al Señor, siervos todos del Señor, *

los que de noche están de pie en la casa del Señor.

Eleven las manos hacia el santuario, y bendigan al Señor. *

El Señor que hizo los cielos y la tierra, te bendiga desde Sión.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

Vengan a mí todos los que están trabajados y cargados, y yo los haré descansar. Lleven mi yugo sobre ustedes, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallarán descanso para sus almas; porque mi yugo es fácil y ligera mi carga. San Mateo 11:28-30

Demos gracias a Dios.

Puede cantarse un himno adecuado para la noche.

En tus manos, oh Señor, encomiendo mi espíritu;

Tú me has redimido, oh Señor, Dios de verdad.

Guárdanos, oh Señor, como a la niña de tus ojos;

Escóndenos bajo la sombra de tus alas.

Señor, ten piedad.

Cristo, ten piedad.

Señor, ten piedad.

Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre,

venga tu reino,

hágase tu voluntad,

en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación

y líbranos del mal.

Señor, escucha nuestra oración.

Y llegue a ti nuestro clamor.

Visita, oh Señor, este lugar, y ahuyenta de él todas las asechanzas del enemigo; que tus santos ángeles moren con nosotros para preservarnos en paz; y que tu bendición sea siempre sobre nosotros; por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Oh Dios, tu providencia inagotable sustenta al mundo en que vivimos y aun nuestra propia vida: Vela, de día y de noche, por los que trabajan mientras otros duermen, y concede que jamás olvidemos que nuestra vida común depende de nuestras faenas mutuas; por Jesucristo

nuestro Señor. Amén.

Puede observarse una pausa, durante la cual se puede ofrecer intercesiones y acciones de gracias espontáneas.

Guíanos, Señor, despiertos, y guárdanos mientras dormimos; que despiertos velemos con Cristo, y dormidos descansemos en paz.

Ahora despides, Señor, a tu siervo, *

conforme a tu palabra, en paz.

Porque mis ojos han visto a tu Salvador, *

a quien has presentado ante todos los pueblos:

Luz para alumbrar a las naciones, *

y gloria de tu pueblo Israel.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

Guíanos, Señor, despiertos, y guárdanos mientras dormimos; que despiertos velemos con Cristo, y dormidos descansemos en paz.

Bendigamos al Señor.

Demos gracias a Dios.

Que el Señor omnipotente y misericordioso: Padre, Hijo y Espíritu Santo, nos bendiga y nos guarde. Amén.

Vespertina, el Miércoles de la decimaséptima semana después Pentecostés

jesus calls matthew

Oración Vespertina Diaria

Ascienda mi oración como incienso ante tu presencia, el alzar de mis manos como el sacrificio vespertino. Salmo 141:2

Confesión de Pecado

Dios de misericordia, confesamos que hemos pecado contra ti por pensamiento, palabra y obra, por lo que hemos hecho y lo que hemos dejado de hacer. No te hemos amado con todo el corazón; no hemos amado a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Sincera y humildemente nos arrepentimos. Por amor de tu Hijo Jesucristo, ten piedad de nosotros y perdónanos; así tu voluntad será nuestra alegría y andaremos por tus caminos, para gloria de tu Nombre. Amén.

Dios omnipotente tenga misericordia de nosotros, perdone todos nuestros pecados por Jesucristo nuestro Señor, nos fortalezca en toda bondad y por el poder del Espíritu Santo, nos conserve en la vida eterna. Amén.

Oh Dios, dígnate librarnos.

Señor, apresúrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. ¡Aleluya!

Luz Alegrante   Phos hilaron

Luz alegrante,

claridad pura del sempiterno Padre celestial,

Jesucristo, santo y bendito:

Ahora que hemos llegado al ocaso del sol,

y nuestros ojos miran la luz vespertina,

te alabamos con himnos, oh Dios: Padre,

Hijo y Espíritu Santo.

Digno eres de ser alabado en todos los tiempos

con voces gozosas,

oh Hijo de Dios, Dador de la vida;

por tanto te glorifica el universo entero.

Salmo 119:121-144

Ayin

Lo que es justo y recto he hecho; *

no me entregues a mis opresores.

Afianza a tu siervo para bien; *

no permitas que los soberbios me opriman.

Mis ojos han desfallecido, aguardando tu salvación *

y tu promesa de justicia.

Haz con tu siervo según tu misericordia, *

y enséñame tus estatutos.

Tu siervo soy; dame entendimiento *

para conocer tus decretos.

Es hora de que actúes, oh Señor, *

porque han quebrantado tu ley.

En verdad, yo amo tus mandamientos, *

más que el oro, más que las piedras preciosas.

Sobre todo estimo rectos tus mandamientos; *

aborrezco el camino de la mentira.

Pe

Maravillosos son tus decretos; *

por tanto, los guardo de todo corazón.

La revelación de tu palabra ilumina; *

hace entender a los inocentes.

Abro la boca y jadeo; *

ansío tus mandamientos.

Vuélvete a mí, y ten misericordia, *

como acostumbras con los que aman tu Nombre.

Afirma mis pasos con tu palabra; *

que ninguna iniquidad me domine.

Rescátame de los que me oprimen, *

y guardaré tus mandamientos.

Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo, *

y enséñame tus estatutos.

Ríos de aguas brotan de mis ojos *

a causa de los que no guardan tu ley.

Tsade

Justo eres tú, oh Señor, *

y rectos son tus juicios.

Has promulgado tus decretos *

con justicia y suma fidelidad.

La indignación me ha consumido, *

porque mis enemigos se olvidan de tus palabras.

Tu palabra ha pasado las más duras pruebas, *

y tu siervo la atesora.

Pequeño soy e insignificante, *

pero no olvido tus mandamientos.

Tu justicia es justicia eterna, *

y tu ley es la verdad.

Aflicción y angustia se han apoderado de mí, *

mas tus mandamientos son mi delicia.

La rectitud de tus decretos es eterna; *

dame entendimiento, y viviré.

San Lucas 5:27-39

Al salir, Jesús vio a un cobrador de impuestos, llamado Leví, que estaba sentado en el puesto donde cobraba. Jesús le dijo: «Sígueme.» Leví se levantó, lo dejó todo y empezó a seguirlo. Leví le ofreció un gran banquete en su casa, y con ellos se sentaron a la mesa un buen número de cobradores de impuestos y gente de toda clase. Al ver esto, los fariseos y los maestros de la Ley expresaban su descontento en medio de los discípulos de Jesús: «¿Cómo es que ustedes comen y beben con los cobradores de impuestos y con personas malas?» Pero Jesús tomó la palabra y les dijo: «No son las personas sanas las que necesitan médico, sino las enfermas. No he venido para llamar a los buenos, sino para invitar a los pecadores a que se arrepientan.»

Algunos le dijeron: «Los discípulos de Juan ayunan a menudo y rezan sus oraciones, y lo mismo hacen los discípulos de los fariseos, mientras que los tuyos comen y beben.» Jesús les respondió: «Ustedes no pueden obligar a los compañeros del novio a que ayunen mientras el novio está con ellos. Llegará el momento en que les será quitado el novio, y entonces ayunarán.»

Jesús les propuso además esta comparación: «Nadie saca un pedazo de un vestido nuevo para remendar otro viejo. ¿Quién va a romper algo nuevo, para que después el pedazo tomado del nuevo no le venga bien al vestido viejo? Nadie echa tampoco vino nuevo en envases de cuero viejos; si lo hace, el vino nuevo hará reventar los envases, se derramará el vino y se perderán también los envases. Pongan el vino nuevo en envases nuevos. Y miren: el que esté acostumbrado al añejo no querrá vino nuevo, sino que dirá: El añejo es el bueno.»

Cántico de María    Magnificat

San Lucas 1:46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,

se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, *

porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, *

porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí;

su Nombre es santo.

Su misericordia llega a sus fieles, *

de generación en generación.

El hace proezas con su brazo; *

dispersa a los soberbios de corazón.

Derriba del trono a los poderosos, *

y enaltece a los humildes.

A los hambrientos los colma de bienes, *

y a los ricos despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo, *

acordándose de la misericordia,

Como lo había prometido a nuestros padres, *

en favor de Abrahán y su descendencia para siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Credo de los Apóstoles

Creo en Dios Padre todopoderoso,

creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor.

Fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo

y nació de la Virgen María.

Padeció bajo el poder de Poncio Pilato.

Fue crucificado, muerto y sepultado.

Descendió a los infiernos.

Al tercer día resucitó de entre los muertos.

Subió a los cielos,

y está sentado a la diestra de Dios Padre.

Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo,

la santa Iglesia católica,

la comunión de los santos,

el perdón de los pecados,

la resurrección de los muertos,

y la vida eterna. Amén.

Plegarias

Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre,

venga tu reino,

hágase tu voluntad,

en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación

y líbranos del mal.

Porque tuyo es el reino,

tuyo es el poder,

y tuya es la gloria,

ahora y por siempre. Amén.

B

V. Que esta noche sea santa, buena y pacífica,

R. Te rogamos, Señor.

V. Que tus santos ángeles nos conduzcan por los senderos de paz y de benevolencia,

R. Te rogamos, Señor.

V. Que nos perdones y absuelvas de nuestros pecados y ofensas,

R. Te rogamos, Señor.

V. Que haya paz para tu Iglesia y para todo el mundo,

R. Te rogamos, Señor.

V. Que partamos de esta vida en tu fe y temor, y no seamos condenados ante el gran tribunal de Cristo.

R. Te rogamos, Señor.

V. Que tu Espíritu Santo nos una en la comunión de todos tus santos, encomendándonos los unos a los otros y toda nuestra vida a Cristo,

R. Te rogamos, Señor.

Oh Dios, que manifiestas tu infinito poder especialmente mostrando piedad y misericordia: Derrama sobre nosotros la plenitud de tu gracia; a fin de que, esforzándonos para obtener tus promesas, seamos partícipes de tus tesoros celestiales; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Dios, tú eres la vida de los que viven, la luz de los fieles, la fortaleza de los que trabajan, y el descanso de los muertos: Te damos gracias por las bendiciones del día que termina, y humildemente te suplicamos nos des tu protección durante la noche que comienza. Llévanos en seguridad hasta las horas del alba; por aquél que murió y resucitó por nosotros, tu Hijo nuestro Salvador Jesucristo. Amén.

Quédate con nosotros, Señor Jesús, ahora que la noche se acerca y ha pasado el día. Sé nuestro compañero en el camino, enciende nuestros corazones, y despierta la esperanza, para que te conozcamos tal como te revelas en las Escrituras y en la fracción del pan. Concede esto por amor de tu Nombre. Amén.

Vela, oh amantísimo Señor, con los que trabajan, o velan, o lloran esta noche. A tus ángeles manda que guarden a los que duermen. Cuida a los enfermos, Cristo Señor; otorga reposo a los cansados, bendice a los moribundos, consuela a los que sufren, compadécete de los afligidos, escuda a los gozosos. Todo esto te pedimos por tu gran amor. Amén.

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias.

Acción de Gracias en General

Dios omnipotente, Padre de toda misericordia, nosotros, indignos siervos tuyos, humildemente te damos gracias por todo tu amor y benignidad a nosotros y a todos los seres humanos. Te bendecimos por nuestra creación, preservación y todas las bendiciones de esta vida; pero sobre todo por tu amor inmensurable en la redención del mundo por nuestro Señor Jesucristo; por los medios de gracia, y la esperanza de gloria. Y te suplicamos nos hagas conscientes de tus bondades de tal manera que, con un corazón verdaderamente agradecido, proclamemos tus alabanzas, no sólo con nuestros labios, sino también con nuestras vidas, entregándonos a tu servicio y caminando en tu presencia, en santidad y justicia, todos los días de nuestra vida; por Jesucristo nuestro Señor, a quien, contigo y el Espíritu Santo, sea todo honor y gloria, por los siglos de los siglos. Amén.

Bendigamos al Señor.

Demos gracias a Dios.

Gloria a Dios, cuyo poder, actuando en nosotros, puede realizar todas las cosas infinitamente mejor de lo que podemos pedir o pensar: Gloria a él en la Iglesia de generación en generación, y en Cristo Jesús por los siglos de los siglos. Amén. Efesios 3:20, 21

Mediodía

mediodía I

Oficio para el Mediodía

Oh Dios, dígnate librarnos.

Señor, apresúrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. ¡Aleluya!

Salmo 119    Lucerna pedibus meis

Lámpara es a mis pies tu palabra, *

y lumbrera en mi camino.

He jurado y estoy resuelto *

a guardar tus rectos juicios.

Afligido estoy en gran manera; *

vivifícame, oh Señor, conforme a tu palabra.

Acepta, oh Señor, la ofrenda voluntaria de mis labios, *

y enséñame tus juicios.

Mi vida está siempre en peligro; *

por tanto no olvido tu ley.

Me tendieron lazo los malvados, *

pero yo no me desvié de tus mandamientos.

Son tus decretos mi herencia eterna, *

en verdad, el gozo de mi corazón.

Mi corazón incliné a cumplir tus estatutos, *

eternamente y hasta el fin.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. Romanos 5:5

Demos gracias a Dios.

Señor, ten piedad.

Cristo, ten piedad.

Señor, ten piedad.

Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre,

venga tu reino,

hágase tu voluntad,

en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación

y líbranos del mal.

Señor, escucha nuestra oración;

Y llegue a ti nuestro clamor.

Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles, “La paz les dejo, mi paz les doy”: No mires nuestros pecados sino la fe de tu Iglesia; y concédenos la paz y la unidad de esa Ciudad celestial; donde con el Padre y el Espíritu Santo tú vives y reinas ahora y por siempre. Amén.

Se puede ofrecer intercesiones libres.

Bendigamos al Señor.

Demos gracias a Dios.

Matutina, el Miércoles de la decimaséptima semana después Pentecostés

golden-calf

Oración Matutina Diaria

Este es el día en que actuó el Señor; regocijémonos y alegrémonos en él. Salmo 118:24

Invitatorio y Salterio

Señor, abre nuestros labios.

Y nuestra boca proclamará tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. ¡Aleluya!

La tierra es del Señor, pues él la hizo: vengan y adorémosle.

Venite    Salmo 95:1-7

Vengan, cantemos alegremente al Señor; *

aclamemos con júbilo a la Roca que nos salva.

Lleguemos ante su presencia con alabanza,  *

vitoreándole con cánticos;

Porque el Señor es Dios grande, *

y Rey grande sobre todos los dioses.

En su mano están las profundidades de la tierra, *

y las alturas de los montes son suyas.

Suyo el mar, pues él lo hizo, *

y sus manos formaron la tierra seca.

Vengan, adoremos y postrémonos; *

arrodillémonos delante del Señor nuestro Hacedor;

Porque él es nuestro Dios;

nosotros el pueblo de su dehesa, y ovejas de su mano. *

¡Ojalá escuchen hoy su voz!

Salmo 101

Misericordia y justicia cantaré; *

a ti cantaré alabanzas, oh Señor.

Me esforzaré por seguir un camino intachable; ¿cuándo vendrás a mi? *

Andaré con sencillez de corazón dentro de mi casa.

No pondré delante de mis ojos cosa indigna; *

aborrezco a los malhechores; no se quedarán conmigo.

Corazón perverso alejaré de mí; *

no conoceré el mal.

A los que en secreto difaman a su prójimo, haré callar; *

ojos engreídos, corazones arrogantes, no los puedo soportar.

Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que vivan conmigo; *

sólo los que siguen un camino intachable me servirán.

No habitarán en mi casa los que hacen fraudes, *

y cuantos hablan mentiras no durarán en mi presencia.

Pronto destruiré a todos los malvados de la tierra, *

para extirpar de la ciudad del Señor a todos los malhechores.

Salmo 109:1-4, 20-30

Oh Dios de mi alabanza, no calles; *

porque la boca del malvado, la boca del engañador,

se ha abierto contra mí.

Me hablan con lengua mentirosa, *

me rodean con palabras de odio,

me combaten sin causa.

A pesar de mi amor, me acusan; *

en cuanto a mí, yo oro por ellos.

Me devuelven mal por bien, *

y odio por amor.

Pero tú, oh Señor mi Dios,

favoréceme por amor de tu Nombre: *

líbrame por la ternura de tu bondad;

Porque soy pobre y menesteroso, *

y mi corazón está herido dentro de mí.

Desaparezco como la sombra cuando se alarga, *

me sacuden como a la langosta.

Mis rodillas están debilitadas por no comer, *

estoy flaco y descarnado.

He llegado a ser oprobio para ellos; *

cuando me ven, menean la cabeza.

Ayúdame, oh Señor mi Dios; *

sálvame por tu misericordia.

Reconozcan que ésta es tu mano, *

que eres tú, oh Señor, quien lo ha hecho.

Podrán maldecir, pero tú bendecirás; *

que sean avergonzados los que se levantan contra mí,

y se regocijará tu siervo.

Sean vestidos de infamia los que me acusan, *

sean envueltos de vergüenza como con un manto.

Yo daré gracias al Señor con voz potente; *

en medio de la muchedumbre le alabaré;

Porque él se pone a la diestra del pobre, *

para salvar la vida de los que le condenarían.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Las Lecciones

Oseas 4:11-18

Prostitución, vino y aguardiente se han hecho dueños de su mente. Mi pueblo consulta a un palo y espera la respuesta de un bastón, pues un espíritu de infidelidad lo arrastra a engañar a su Dios con otros dioses. En lo alto de los cerros ofrecen sacrificios y sobre las lomas queman incienso bajo cualquier encina, álamo o espino cuya sombra sea agradable. Por esto, si sus hijas se hacen prostitutas o si sus nueras engañan a sus maridos, no castigaré ni a sus hijas ni a sus nueras porque sean prostitutas o infieles, pues ustedes mismos se encierran con las prostitutas y sacrifican con los consagrados a la prostitución. De este modo, un pueblo que no entiende acaba por perderse. (Si Israel es infiel, tú al menos, Judá, no cometas la misma falta. No vayan a Guilgal ni suban a Betaven, ni juren allá por la vida del Señor.) Si Israel se muestra rebelde como una vaquilla salvaje, ¿cómo podrá el Señor llevarlo a pastar como un cordero a pleno campo? Efraím se ha aliado con los ídolos; ¡que su Dios lo deje, pues! Se despiertan de su borrachera para salir con prostitutas y prefieren su vergonzoso ídolo a mi Gloria. Se lo llevará el viento en sus alas, y no habrán ganado nada con sus sacrificios.

Tercer Cántico de Isaías   Surge, illuminare

Isaías 60:13, 11a, 14c, 18-19

Surge, ilumina, pues ha llegado tu luz, *

y la gloria del Señor sobre ti ha amanecido.

Mira cómo las tinieblas cubren la tierra, *

y densa oscuridad a los pueblos.

Mas sobre ti amanece el Señor, *

y su gloria aparece sobre ti.

Correrán las naciones a tu luz, *

y los reyes a la claridad de tu alborada.

Abiertas de continuo estarán tus puertas; *

ni de día ni de noche se cerrarán.

Te llamarán la Ciudad del Señor, *

la Sión del Santo de Israel.

No se oirá más de violencia en tu tierra, *

ni de ruina o destrucción en tus fronteras.

Llamarás a tus murallas, Salvación, *

y a tus puertas, Alabanza.

El sol no será para ti ya más tu luz del día, *

ni de noche necesitarás el lustre de la luna.

Tendrás al Señor por luz eterna, *

y tu Dios será tu gloria.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Hechos 21:15-26

Pasados aquellos días, terminamos los preparativos del viaje y subimos a Jerusalén. Algunos discípulos de Cesarea que nos acompañaban nos llevaron a casa de un chipriota, llamado Nasón, discípulo desde los primeros tiempos, donde nos íbamos a hospedar. Al llegar a Jerusalén, los hermanos nos recibieron con alegría. Al día siguiente acompañamos a Pablo a casa de Santiago, donde se habían reunido todos los presbíteros. Pablo los saludó y fue contando detalladamente todas las cosas que Dios había realizado entre los paganos por su ministerio. To dos, por supuesto, dieron gloria a Dios por lo que escuchaban, pero luego le dijeron: «Bien sabes, hermano, cuántas decenas de millares de judíos han abrazado la fe en Judea, y todos ellos son celosos partidarios de la Ley. Por otra parte, han oído decir que enseñas a todos los judíos del mundo pagano que se aparten de Moisés, que no circunciden a sus hijos ni vivan según las tradiciones judías. De todos modos se van a enterar de que has llegado, y entonces ¿qué hacer? Reuniremos la asamblea, y harás lo que te vamos a decir. Hay entre nosotros cuatro hombres que han hecho un voto y tú los vas a apadrinar. Te purificarás con ellos y pagarás los gastos cuando se hagan cortar el pelo. Así verán todos que es falso lo que han oído decir de ti y que, por el contrario, tú también cumples la Ley. En cuanto a los creyentes de origen no judío, ya les hemos enviado instrucciones, pidiéndoles que se abstengan de carne sacrificada a los ídolos, de la sangre y de la carne de animales sin sangrar y de las relaciones sexuales prohibidas.» Pablo, pues, apadrinó a aquellos hombres. Al día siguiente se purificó con ellos y entró en el Templo para notificar qué día concluiría su tiempo de purificación y se ofrecería el sacrificio por cada uno de ellos.

Cántico de Zacarías    Benedictus Dominus Deus

San Lucas 1:68-79

Bendito sea el Señor, Dios de Israel, *

porque ha visitado y redimido a su pueblo,

Suscitándonos un poderoso Salvador *

en la casa de David su siervo,

Según lo había predicho desde antiguo *

por boca de sus santos profetas.

Es el Salvador que nos libra de nuestros enemigos,

y de la mano de todos los que nos odian,

Realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres, *

recordando su santa alianza

y el juramento que juró a nuestro padre Abrahán;

Para concedernos que, libres de temor,

arrancados de la mano de los enemigos, *

le sirvamos con santidad y justicia

en su presencia, todos nuestros días.

Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, *

porque irás delante del Señor a preparar sus caminos, *

Anunciando a su pueblo la salvación, *

el perdón de sus pecados.

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, *

nos visitará el sol que nace de lo alto,

Para iluminar a los que viven en tinieblas y

en sombra de muerte, *

para guiar nuestros pasos por el camino de la paz.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Credo de los Apóstoles

Creo en Dios Padre todopoderoso,

creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor.

Fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo

y nació de la Virgen María.

Padeció bajo el poder de Poncio Pilato.

Fue crucificado, muerto y sepultado.

Descendió a los infiernos.

Al tercer día resucitó de entre los muertos.

Subió a los cielos,

y está sentado a la diestra de Dios Padre.

Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo,

la santa Iglesia católica,

la comunión de los santos,

el perdón de los pecados,

la resurrección de los muertos,

y la vida eterna. Amén.

Plegarias

Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre,

venga tu reino,

hágase tu voluntad,

en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación

y líbranos del mal.

Porque tuyo es el reino,

tuyo es el poder,

y tuya es la gloria,

ahora y por siempre. Amén.

A

V. Señor, muéstranos tu misericordia;

R. Y concédenos tu salvación.

V. Reviste a tus ministros de justicia;

R. Que cante tu pueblo de júbilo.

V. Establece, Señor, la paz en todo el mundo;

R. Porque sólo en ti vivimos seguros.

V. Protege, Señor, a esta nación;

R. Y guíanos por la senda de justicia y de verdad.

V. Que se conozcan en la tierra tus caminos;

R. Y entre los pueblos tu salvación.

V. Señor, que no se olvide a los necesitados;

R. Ni se arranque la esperanza a los pobres.

V. Señor, crea en nosotros un corazón limpio;

R. Y susténtanos con tu Santo Espíritu.

Oh Dios, que manifiestas tu infinito poder especialmente mostrando piedad y misericordia: Derrama sobre nosotros la plenitud de tu gracia; a fin de que, esforzándonos para obtener tus promesas, seamos partícipes de tus tesoros celestiales; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu protección, no temamos la fuerza de ningún adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Señor Jesucristo, tú extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revístenos con tu Espíritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amén.

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oración de San Juan Crisóstomo

Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras súplicas en común; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, tú estarás en medio de ellos: Realiza ahora, Señor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concédenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amén.

Bendigamos al Señor.

Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amén. 2 Corintios 13:14

Completas, la Fiesta de San Miguel y todos los Ángeles

San Miguel protector

Oficio de Completas 

El Señor todopoderoso nos conceda una noche tranquila y un perfecto fin. Amén. 

Nuestro auxilio está en el Nombre del Señor; 

Que hizo el cielo y la tierra. 

Confesión

Dios todopoderoso, nuestro Padre celestial: 

Hemos pecado contra ti, 

por nuestra propia culpa, 

por pensamiento, palabra y obra, 

y por lo que hemos dejado de hacer. 

Por amor de tu Hijo nuestro Señor Jesucristo, 

perdona nuestras ofensas 

y concédenos que te sirvamos 

en novedad de vida, 

para gloria de tu Nombre. Amén 

Que el Dios todopoderoso nos conceda el perdón de todos nuestros pecados, y la gracia y fortaleza del Espíritu Santo. Amén. 

Oh Dios, dígnate librarnos. 

Señor, apresúrate a socorrernos. 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. ¡Aleluya! 

Salmo 31  In te, Domine, speravi 

En ti, oh Señor, he esperado; * 

no sea yo avergonzado jamás; 

líbrame en tu justicia. 

Inclina a mí tu oído; * 

apresúrate a librarme. 

Sé tú mi roca fuerte, y fortaleza para salvarme; 

porque tú eres mi risco y mi castillo; * 

por tu Nombre me guiarás y me encaminarás. 

Me sacarás de la red que han escondido para mí, * 

pues tú eres mi refugio. 

En tu mano encomiendo mi espíritu; * 

tú me has redimido, oh Señor, Dios de verdad. 

Salmo 134   Ecce nunc 

Y ahora bendigan al Señor, siervos todos del Señor, * 

los que de noche están de pie en la casa del Señor. 

Eleven las manos hacia el santuario, y bendigan al Señor. * 

El Señor que hizo los cielos y la tierra, te bendiga desde Sión. 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: * 

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. 

Sean sobrios, y velen; porque su adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistan firmes en la fe. 1 San Pedro 5:8-9a 

Demos gracias a Dios. 

Puede cantarse un himno adecuado para la noche. 

En tus manos, oh Señor, encomiendo mi espíritu; 

Tú me has redimido, oh Señor, Dios de verdad. 

Guárdanos, oh Señor, como a la niña de tus ojos; 

Escóndenos bajo la sombra de tus alas. 

Señor, ten piedad. 

Cristo, ten piedad. 

Señor, ten piedad. 

Padre nuestro que estás en el cielo, 

santificado sea tu Nombre, 

venga tu reino, 

hágase tu voluntad, 

en la tierra como en el cielo. 

Danos hoy nuestro pan de cada día. 

Perdona nuestras ofensas, 

como también nosotros perdonamos 

a los que nos ofenden. 

No nos dejes caer en tentación 

y líbranos del mal. 

Señor, escucha nuestra oración. 

Y llegue a ti nuestro clamor. 

Visita, oh Señor, este lugar, y ahuyenta de él todas las asechanzas del enemigo; que tus santos ángeles moren con nosotros para preservarnos en paz; y que tu bendición sea siempre sobre nosotros; por Jesucristo nuestro Señor. Amén. 

Oh Dios, tu providencia inagotable sustenta al mundo en que vivimos y aun nuestra propia vida: Vela, de día y de noche, por los que trabajan mientras otros duermen, y concede que jamás olvidemos que nuestra vida común depende de nuestras faenas mutuas; por Jesucristo 

nuestro Señor. Amén. 

Puede observarse una pausa, durante la cual se puede ofrecer intercesiones y acciones de gracias espontáneas. 

Guíanos, Señor, despiertos, y guárdanos mientras dormimos; que despiertos velemos con Cristo, y dormidos descansemos en paz. 

Ahora despides, Señor, a tu siervo, * 

conforme a tu palabra, en paz. 

Porque mis ojos han visto a tu Salvador, * 

a quien has presentado ante todos los pueblos: 

Luz para alumbrar a las naciones, * 

y gloria de tu pueblo Israel. 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: * 

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. 

Guíanos, Señor, despiertos, y guárdanos mientras dormimos; que despiertos velemos con Cristo, y dormidos descansemos en paz. 

Bendigamos al Señor. 

Demos gracias a Dios. 

Que el Señor omnipotente y misericordioso: Padre, Hijo y Espíritu Santo, nos bendiga y nos guarde. Amén. 

Vespertina, la Fiesta de San Miguel y todos los Ángeles

Arcangeles2

Oración Vespertina Diaria

Gracia y paz a ustedes, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Filipenses 1:2 

Confesión de Pecado 

Dios de misericordia, confesamos que hemos pecado contra ti por pensamiento, palabra y obra, por lo que hemos hecho y lo que hemos dejado de hacer. No te hemos amado con todo el corazón; no hemos amado a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Sincera y humildemente nos arrepentimos. Por amor de tu Hijo Jesucristo, ten piedad de nosotros y perdónanos; así tu voluntad será nuestra alegría y andaremos por tus caminos, para gloria de tu Nombre. Amén. 

Dios omnipotente tenga misericordia de nosotros, perdone todos nuestros pecados por Jesucristo nuestro Señor, nos fortalezca en toda bondad y por el poder del Espíritu Santo, nos conserve en la vida eterna. Amén. 

Oh Dios, dígnate librarnos. 

Señor, apresúrate a socorrernos. 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. ¡Aleluya! 

Luz Alegrante   Phos hilaron

Luz alegrante, 

claridad pura del sempiterno Padre celestial, 

Jesucristo, santo y bendito: 

Ahora que hemos llegado al ocaso del sol, 

y nuestros ojos miran la luz vespertina, 

te alabamos con himnos, oh Dios: Padre, 

Hijo y Espíritu Santo. 

Digno eres de ser alabado en todos los tiempos 

con voces gozosas, 

oh Hijo de Dios, Dador de la vida; 

por tanto te glorifica el universo entero. 

Salmo 34 

Bendeciré al Señor en todo tiempo; * 

su alabanza estará siempre en mi boca. 

En el Señor me gloriaré; * 

lo oigan los mansos y se regocijen. 

Proclamen conmigo la grandeza del Señor; * 

ensalcemos a una su Nombre. 

Busqué al Señor y él me respondió, * 

y me libró de todos mis temores. 

A él miren y sean alumbrados, * 

y sus rostros no se avergÅencen. 

Este pobre clamó, y el Señor le oyó, * 

y lo libró de todas sus angustias. 

El ángel del Señor acampa en derredor de los que le temen,* 

y los libertará. 

Gusten, y vean que es bueno el Señor; * 

dichosos los que en el confían. 

Teman al Señor, ustedes sus santos, * 

pues nada falta a los que le temen. 

Los leoncillos necesitan, y tienen hambre, * 

pero los que buscan al Señor no tendrán falta de ningún bien. 

Vengan, hijos, y escúchenme; * 

el temor del Señor les enseñaré. 

¿Hay alguien que ame la vida, * 

y desee muchos días para ver el bien ? 

Guarda tu lengua del mal, * 

y tus labios de hablar engaño. 

Apártate del mal, y haz el bien; * 

busca la paz, y síguela. 

Los ojos del Señor están sobre los justos, * 

y atentos sus oídos a su clamor. 

La ira del Señor contra los que mal hacen, * 

para borrar de la tierra su memoria. 

Claman los justos, y el Señor escucha, * 

y los libra de todas sus angustias. 

Cercano está el Señor a los quebrantados de corazón, * 

y salvará a los humildes de espíritu. 

Muchos son las aflicciones de los justos, * 

pero de todas ellas les librará el Señor. 

El guarda todos sus huesos; * 

ni uno de ellos será quebrantado. 

Matará al malo la maldad, * 

y los que aborrecen al justo serán condenados. 

El Señor redime la vida de sus siervos, * 

y no serán condenados los que en él confían. 

Salmo150  

¡Aleluya! 

Alaben a Dios en su santo templo; * 

alábenle en la bóveda de su poder. 

Alábenle por sus proezas; * 

alábenle por su inmensa grandeza. 

Alábenle con el bramido del corno; * 

alábenle con lira y arpa. 

Alábenle con tambores y danzas; * 

alábenle con cuerdas y caramillo. 

Alábenle con címbalos resonantes; * 

alábenle con címbalos clamorosos. 

Todo lo que respira, * 

alabe al Señor. 

¡Aleluya! 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: * 

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. 

Daniel 12:1-3 

En ese momento aparecerá Miguel, el gran ángel protector que defiende a tu pueblo. ‘Será un momento angustioso, un momento como no ha habido otro desde que existen las naciones. Cuando ese momento llegue, se salvarán todos los de tu pueblo que tienen su nombre escrito en el libro. Muchos de los que duermen en la tumba, despertarán: unos para vivir eternamente,  y otros para la vergüenza y el horror eternos. Los hombres sabios, los que guiaron a muchos por el camino recto, brillarán como la bóveda celeste; ¡brillarán por siempre, como las estrellas! 

Cántico de María    Magnificat 

San Lucas 1:46-55 

Proclama mi alma la grandeza del Señor, 

se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, * 

porque ha mirado la humillación de su esclava. 

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, * 

porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí; 

su Nombre es santo. 

Su misericordia llega a sus fieles, * 

de generación en generación. 

El hace proezas con su brazo; * 

dispersa a los soberbios de corazón. 

Derriba del trono a los poderosos, * 

y enaltece a los humildes. 

A los hambrientos los colma de bienes, * 

y a los ricos despide vacíos. 

Auxilia a Israel, su siervo, * 

acordándose de la misericordia, 

Como lo había prometido a nuestros padres, * 

en favor de Abrahán y su descendencia para siempre. 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: * 

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. 

San Marcos 13:21-27 

“Si entonces alguien les dice a ustedes: ‘Miren, aquí está el Mesías’, o ‘Miren, allí está’, no lo crean. Pues vendrán falsos mesías y falsos profetas; y harán señales y milagros, para engañar, de ser posible, hasta a los que Dios mismo ha escogido. ¡Tengan cuidado! Todo esto ya se lo he advertido a ustedes de antemano. Pero en aquellos días, pasado el tiempo de sufrimiento, el sol se oscurecerá, la luna dejará de dar su luz, las estrellas caerán del cielo y las fuerzas celestiales temblarán. Entonces se verá al Hijo del hombre venir en las nubes con gran poder y gloria. Él mandará a los ángeles, y reunirá a sus escogidos de los cuatro puntos cardinales, desde el último rincón de la tierra hasta el último rincón del cielo.” 

Cántico de Simeón    Nunc dimittis 

San Lucas 2:29-32 

Ahora despides, Señor, a tu siervo, * 

conforme a tu palabra, en paz. 

Porque mis ojos han visto a tu Salvador, * 

a quien has presentado ante todos los pueblos: 

Luz para alumbrar a las naciones, * 

y gloria de tu pueblo Israel. 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: * 

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. 

Credo de los Apóstoles 

Creo en Dios Padre todopoderoso, 

creador del cielo y de la tierra. 

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor. 

Fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo 

y nació de la Virgen María. 

Padeció bajo el poder de Poncio Pilato. 

Fue crucificado, muerto y sepultado. 

Descendió a los infiernos. 

Al tercer día resucitó de entre los muertos. 

Subió a los cielos, 

y está sentado a la diestra de Dios Padre. 

Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. 

Creo en el Espíritu Santo, 

la santa Iglesia católica, 

la comunión de los santos, 

el perdón de los pecados, 

la resurrección de los muertos, 

y la vida eterna. Amén. 

Plegarias 

Padre nuestro que estás en el cielo, 

santificado sea tu Nombre, 

venga tu reino, 

hágase tu voluntad, 

en la tierra como en el cielo. 

Danos hoy nuestro pan de cada día. 

Perdona nuestras ofensas, 

como también nosotros perdonamos 

a los que nos ofenden. 

No nos dejes caer en tentación 

y líbranos del mal. 

Porque tuyo es el reino, 

tuyo es el poder, 

y tuya es la gloria, 

ahora y por siempre. Amén. 

B

V. Que esta noche sea santa, buena y pacífica,

R. Te rogamos, Señor.

V. Que tus santos ángeles nos conduzcan por los senderos de paz y de benevolencia,

R. Te rogamos, Señor.

V. Que nos perdones y absuelvas de nuestros pecados y ofensas,

R. Te rogamos, Señor.

V. Que haya paz para tu Iglesia y para todo el mundo,

R. Te rogamos, Señor.

V. Que partamos de esta vida en tu fe y temor, y no seamos condenados ante el gran tribunal de Cristo.

R. Te rogamos, Señor.

V. Que tu Espíritu Santo nos una en la comunión de todos tus santos, encomendándonos los unos a los otros y toda nuestra vida a Cristo,

R. Te rogamos, Señor. 

Oh Dios eterno, que has establecido y constituido en orden maravilloso los ministerios de los ángeles y los mortales: Concede, en tu misericordia, que así como tus santos ángeles continuamente te sirven y adoran en el cielo, asimismo, por tu mandato, nos socorran y defiendan en la tierra; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén. 

Quédate con nosotros, Señor Jesús, ahora que la noche se acerca y ha pasado el día. Sé nuestro compañero en el camino, enciende nuestros corazones, y despierta la esperanza, para que te conozcamos tal como te revelas en las Escrituras y en la fracción del pan. Concede esto por amor de tu Nombre. Amén. 

Vela, oh amantísimo Señor, con los que trabajan, o velan, o lloran esta noche. A tus ángeles manda que guarden a los que duermen. Cuida a los enfermos, Cristo Señor; otorga reposo a los cansados, bendice a los moribundos, consuela a los que sufren, compadécete de los afligidos, escuda a los gozosos. Todo esto te pedimos por tu gran amor. Amén. 

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias. 

Acción de Gracias en General 

Dios omnipotente, Padre de toda misericordia, nosotros, indignos siervos tuyos, humildemente te damos gracias por todo tu amor y benignidad a nosotros y a todos los seres humanos. Te bendecimos por nuestra creación, preservación y todas las bendiciones de esta vida; pero sobre todo por tu amor inmensurable en la redención del mundo por nuestro Señor Jesucristo; por los medios de gracia, y la esperanza de gloria. Y te suplicamos nos hagas conscientes de tus bondades de tal manera que, con un corazón verdaderamente agradecido, proclamemos tus alabanzas, no sólo con nuestros labios, sino también con nuestras vidas, entregándonos a tu servicio y caminando en tu presencia, en santidad y justicia, todos los días de nuestra vida; por Jesucristo nuestro Señor, a quien, contigo y el Espíritu Santo, sea todo honor y gloria, por los siglos de los siglos. Amén. 

Bendigamos al Señor. 

Demos gracias a Dios. 

Gloria a Dios, cuyo poder, actuando en nosotros, puede realizar todas las cosas infinitamente mejor de lo que podemos pedir o pensar: Gloria a él en la Iglesia de generación en generación, y en Cristo Jesús por los siglos de los siglos. Amén. Efesios 3:20, 21

Mediodía, la Fiesta de San Miguel y todos los Ángeles

SanMiguelArcangel_WikipediaEugeneDelacroixDominioPublico_090615-900x394

Oficio para el Mediodía 

Oh Dios, dígnate librarnos. 

Señor, apresúrate a socorrernos. 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. ¡Aleluya! 

Salmo 119    Lucerna pedibus meis 

Lámpara es a mis pies tu palabra, * 

y lumbrera en mi camino. 

He jurado y estoy resuelto * 

a guardar tus rectos juicios. 

Afligido estoy en gran manera; * 

vivifícame, oh Señor, conforme a tu palabra. 

Acepta, oh Señor, la ofrenda voluntaria de mis labios, * 

y enséñame tus juicios. 

Mi vida está siempre en peligro; * 

por tanto no olvido tu ley. 

Me tendieron lazo los malvados, * 

pero yo no me desvié de tus mandamientos. 

Son tus decretos mi herencia eterna, * 

en verdad, el gozo de mi corazón. 

Mi corazón incliné a cumplir tus estatutos, * 

eternamente y hasta el fin. 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: * 

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. 

El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. Romanos 5:5 

Demos gracias a Dios. 

Señor, ten piedad. 

Cristo, ten piedad. 

Señor, ten piedad. 

Padre nuestro que estás en el cielo, 

santificado sea tu Nombre, 

venga tu reino, 

hágase tu voluntad, 

en la tierra como en el cielo. 

Danos hoy nuestro pan de cada día. 

Perdona nuestras ofensas, 

como también nosotros perdonamos 

a los que nos ofenden. 

No nos dejes caer en tentación 

y líbranos del mal. 

Señor, escucha nuestra oración; 

Y llegue a ti nuestro clamor. 

Salvador todopoderoso, que al mediodía llamaste a tu siervo San Pablo para ser un apóstol a los gentiles: Te rogamos que ilumines al mundo con el resplandor de tu gloria, para que todas las naciones vengan y te adoren; tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén. 

Se puede ofrecer intercesiones libres. 

Bendigamos al Señor. 

Demos gracias a Dios. 

Matutina, la Fiesta de San Miguel y todos los Ángeles

San Miguel

Oración Matutina Diaria 

Por toda la tierra salió su sonido, y hasta el extremo del mundo su mensaje. Salmo 19:4

Invitatorio y Salterio 

Señor, abre nuestros labios. 

Y nuestra boca proclamará tu alabanza. 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. ¡Aleluya! 

La tierra es del Señor, pues él la hizo: vengan y adorémosle. 

Venite    Salmo 95:1-7

Vengan, cantemos alegremente al Señor; * 

aclamemos con júbilo a la Roca que nos salva. 

Lleguemos ante su presencia con alabanza,  * 

vitoreándole con cánticos; 

Porque el Señor es Dios grande, * 

y Rey grande sobre todos los dioses. 

En su mano están las profundidades de la tierra, * 

y las alturas de los montes son suyas. 

Suyo el mar, pues él lo hizo, * 

y sus manos formaron la tierra seca. 

Vengan, adoremos y postrémonos; * 

arrodillémonos delante del Señor nuestro Hacedor; 

Porque él es nuestro Dios; 

nosotros el pueblo de su dehesa, y ovejas de su mano. * 

¡Ojalá escuchen hoy su voz! 

Salmo 8 

Oh Señor, soberano nuestro, * 

¡cuán glorioso es tu Nombre en toda la tierra! 

Alabadá es tu gloria sobre los cielos, * 

por la boca de los ninos y de los que maman. 

Has fundado la fortaleza, a causa de tus enemigos, * 

para hacer callar al enemigo y al vengador. 

Cuando contemplo tus cielos, obra de tus dedos, * 

la luna y las estrellas que tú formaste, 

Digo: “¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, 

el hijo del hombre, que lo ampares?” 

Le has hecho poco menor que los ángeles, * 

y lo coronaste de gloria y honra. 

Lo hiciste señorear sobre las obras de tus manos; * 

todo lo pusiste debajo de sus pies: 

Ovejas y bueyes, todo ello, * 

y asimismo las bestias del campo; 

Las aves de los cielos y los peces del mar, * 

todo cuanto pasa por los senderos del mar. 

Oh Señor, soberano nuestro, * 

¡cuán glorioso es tu Nombre en toda la tierra! 

Salmo 148 

¡Aleluya! 

Alaben al Señor desde los cielos; * 

alábenle en las alturas. 

Alábenle, todos sus ángeles; * 

alábenle, toda su hueste. 

Alábenle, sol y luna; * 

alábenle, todas las estrellas lucientes. 

Alábenle, cielos de los cielos; * 

alábenle, aguas que están sobre los cielos. 

Alaben el Nombre del Señor, * 

porque él mandó, y fueron creados. 

Los afirmó eternamente y para siempre; * 

les dio una ley que no pasará. 

Alaben al Señor desde la tierra, * 

monstruos marinos y todos los abismos; 

Fuego y granizo, nieve y bruma, * 

viento tempestuoso que ejecuta su voluntad; 

Montes y todas las colinas, * 

árboles frutales y todos los cedros; 

Bestias silvestres y todo ganado, * 

reptiles y aves aladas; 

Reyes de la tierra y todos los pueblos, * 

príncipes y jefes del mundo; 

Mozos y doncellas, * 

viejos y jóvenes juntos. 

Alaben el Nombre del Señor, * 

porque sólo su Nombre es excelso, 

su gloria sobre la tierra y los cielos. 

Ha alzado el cuerno de su pueblo, 

y alabanza para todos sus fieles, * 

los hijos de Israel, el pueblo cercano a él. 

¡Aleluya! 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: * 

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. 

Las Lecciones 

Job 38:1-7

Entonces el Señor le habló a Job de en medio de la tempestad. 

El Señor ¿Quién eres tú para dudar de mi providencia y mostrar con tus palabras tu ignorancia? Muéstrame ahora tu valentía, y respóndeme a estas preguntas: ¿Dónde estabas cuando yo afirmé la tierra? ¡Dímelo, si de veras sabes tanto! ¿Sabes quién decidió cuánto habría de medir, y quién fue el arquitecto que la hizo? ¿Sobre qué descansan sus cimientos? ¿Quién le puso la piedra principal de apoyo, mientras cantaban a coro las estrellas de la aurora entre la alegría de mis servidores celestiales? 

Cántico de Moisés    Cantemus Domino 

Exodo 15:1-6, 11-13, 17-18 

Cantaré al Señor, porque es excelso y sublime; * 

caballos y jinetes ha arrojado en el mar. 

Mi fuerza y mi refugio es el Señor; * 

él se hizo mi Salvador. 

El es mi Dios; yo lo alabaré; * 

el Dios de mis padres; yo lo ensalzaré. 

El Señor es valiente en la batalla: * 

su Nombre es YAHVÉ. 

Los carros de Faraón y su ejército precipitó en el mar; * 

lo mejor de los escuderos se lo tragó el Mar Rojo. 

Los cubrió el abismo; * 

hasta el fondo cayeron como piedra. 

Tu diestra, Señor, es gloriosa en su fuerza; * 

tu diestra, Señor, aplasta al enemigo. 

¿Quién como tú, Señor, entre los dioses? 

¿Quién como tú, glorioso en santidad, * 

venerado por sus hazañas loables, hacedor de maravillas? 

Tendiste tu diestra; * 

se los tragó la tierra. 

Guiaste con tu misericordia al pueblo rescatado: * 

lo llevaste con tu poder hasta tu santa morada. 

Lo introduces y lo plantas * 

en el monte de tu heredad, 

El lugar de descanso que te has preparado, * 

el santuario, Señor, que tus manos fundaron. 

El Señor reinará * 

ahora y por siempre. 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: * 

como era en el principio, ahora y siempre,  por los siglos de los siglos. Amén. 

Hebreos 1:1-14 

En tiempos antiguos Dios habló a nuestros antepasados muchas veces y de muchas maneras por medio de los profetas. Ahora, en estos tiempos últimos, nos ha hablado por su Hijo, mediante el cual creó los mundos y al cual ha hecho heredero de todas las cosas. Él es el resplandor glorioso de Dios, la imagen misma de lo que Dios es y el que sostiene todas las cosas con su palabra poderosa. Después de limpiarnos de nuestros pecados, se ha sentado en el cielo, a la derecha del trono de Dios, y ha llegado a ser superior a los ángeles, pues ha recibido en herencia un título mucho más importante que el de ellos. Porque Dios nunca dijo a ningún ángel: “Tú eres mi Hijo; yo te he engendrado hoy.”Ni dijo tampoco de ningún ángel: “Yo seré un padre para él, y él será un hijo para mí.” Pero en otro lugar, al presentar a su Hijo primogénito al mundo, dice: “Que todos los ángeles de Dios lo adoren.” Respecto a los ángeles, Dios dice: “Hace que sus ángeles sean como vientos, y como llamas de fuego sus servidores.” Pero respecto al Hijo, dice: “Tu reinado, oh Dios, es eterno, y es un reinado de justicia. Has amado lo bueno y odiado lo malo; por eso te ha escogido Dios, tu Dios, y te ha colmado de alegría más que a tus compañeros.” También dice: “Tú, oh Señor, afirmaste la tierra desde el principio; tú mismo hiciste el cielo. Todo ello dejará de existir, pero tú permaneces para siempre. Todo ello se gastará como la ropa; ¡lo doblarás como se dobla un vestido, lo cambiarás como quien se cambia de ropa! Pero tú eres el mismo; tu vida no terminará.” Dios nunca dijo a ninguno de los ángeles: “Siéntate a mi derecha, hasta que yo haga de tus enemigos el estrado de tus pies.” Porque todos los ángeles son espíritus al servicio de Dios, enviados en ayuda de quienes han de recibir en herencia la salvación. 

Gloria a Dios    Gloria in excelsis 

Gloria a Dios en el cielo, 

y en la tierra paz a quienes ama el Señor. 

Por tu inmensa gloria 

te alabamos, 

te bendicimos, 

te adoramos, 

te glorificamos, 

te damos gracias, 

Señor Dios, Rey celestial, 

Dios Padre todopoderoso. 

Señor, Hijo único Jesucristo, 

Señor Dios, Cordero de Dios, 

Hijo del Padre: 

Tú que quitas el pecado del mundo, 

ten piedad de nosotros; 

Tú que quitas el pecado del mundo, 

atiende nuestra súplica; 

Tú que estás sentado a la derecha del Padre, 

ten piedad de nosotros: 

Porque sólo tú eres Santo, 

sólo tú Señor, 

sólo tú Altísimo, Jesucristo, 

con el Espíritu Santo 

en la gloria de Dios Padre. Amén. 

Credo de los Apóstoles 

Creo en Dios Padre todopoderoso, 

creador del cielo y de la tierra. 

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor. 

Fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo 

y nació de la Virgen María. 

Padeció bajo el poder de Poncio Pilato. 

Fue crucificado, muerto y sepultado. 

Descendió a los infiernos. 

Al tercer día resucitó de entre los muertos. 

Subió a los cielos, 

y está sentado a la diestra de Dios Padre. 

Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. 

Creo en el Espíritu Santo, 

la santa Iglesia católica, 

la comunión de los santos, 

el perdón de los pecados, 

la resurrección de los muertos, 

y la vida eterna. Amén. 

Plegarias 

Padre nuestro que estás en el cielo, 

santificado sea tu Nombre, 

venga tu reino, 

hágase tu voluntad, 

en la tierra como en el cielo. 

Danos hoy nuestro pan de cada día. 

Perdona nuestras ofensas, 

como también nosotros perdonamos 

a los que nos ofenden. 

No nos dejes caer en tentación 

y líbranos del mal. 

Porque tuyo es el reino, 

tuyo es el poder, 

y tuya es la gloria, 

ahora y por siempre. Amén. 

A

V. Señor, muéstranos tu misericordia;

R. Y concédenos tu salvación.

V. Reviste a tus ministros de justicia;

R. Que cante tu pueblo de júbilo.

V. Establece, Señor, la paz en todo el mundo;

R. Porque sólo en ti vivimos seguros.

V. Protege, Señor, a esta nación;

R. Y guíanos por la senda de justicia y de verdad.

V. Que se conozcan en la tierra tus caminos;

R. Y entre los pueblos tu salvación.

V. Señor, que no se olvide a los necesitados;

R. Ni se arranque la esperanza a los pobres.

V. Señor, crea en nosotros un corazón limpio;

R. Y susténtanos con tu Santo Espíritu. 

Oh Dios eterno, que has establecido y constituido en orden maravilloso los ministerios de los ángeles y los mortales: Concede, en tu misericordia, que así como tus santos ángeles continuamente te sirven y adoran en el cielo, asimismo, por tu mandato, nos socorran y defiendan en la tierra; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén. 

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu protección, no temamos la fuerza de ningún adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Señor. Amén. 

Señor Jesucristo, tú extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revístenos con tu Espíritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amén. 

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias 

Oración de San Juan Crisóstomo 

Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras súplicas en común; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, tú estarás en medio de ellos: Realiza ahora, Señor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concédenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amén. 

Bendigamos al Señor. 

Demos gracias a Dios. 

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amén. 2 Corintios 13:14

Completas

completas2

Oficio de Completas

El Señor todopoderoso nos conceda una noche tranquila y un perfecto fin. Amén.

Nuestro auxilio está en el Nombre del Señor;

Que hizo el cielo y la tierra.

Confesión

Dios todopoderoso, nuestro Padre celestial:

Hemos pecado contra ti,

por nuestra propia culpa,

por pensamiento, palabra y obra,

y por lo que hemos dejado de hacer.

Por amor de tu Hijo nuestro Señor Jesucristo,

perdona nuestras ofensas

y concédenos que te sirvamos

en novedad de vida,

para gloria de tu Nombre. Amén

Que el Dios todopoderoso nos conceda el perdón de todos nuestros pecados, y la gracia y fortaleza del Espíritu Santo. Amén.

Oh Dios, dígnate librarnos.

Señor, apresúrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. ¡Aleluya!

Salmo 4   Cum invocarem

Respóndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia; *

cuando estaba en angustia, tú me libraste;

ten misericordia de mí, y escucha mi oración.

“Mortales, ¿hasta cuándo volverán mi honra en infamia, *

amarán la vanidad, y buscarán la mentira?”

Sepan, pues, que el Señor ha escogido a los fieles para sí; *

el Señor oirá cuando yo a él clamare.

Tiemblen y no pequen; *

mediten en su corazón estando en su cama, y callen.

Ofrezcan sacrificios rectos, *

y confíen en el Señor.

Muchos son los que dicen: “¿Quién nos mostrará el bien?” *

Alza sobre nosotros, oh Señor, la luz de tu rostro.

Tú diste alegría a mi corazón, *

mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto.

En paz me acostaré, y en seguida dormiré; *

porque sólo tú, oh Señor, me haces vivir seguro.

Salmo 134   Ecce nunc

Y ahora bendigan al Señor, siervos todos del Señor, *

los que de noche están de pie en la casa del Señor.

Eleven las manos hacia el santuario, y bendigan al Señor. *

El Señor que hizo los cielos y la tierra, te bendiga desde Sión.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

Vengan a mí todos los que están trabajados y cargados, y yo los haré descansar. Lleven mi yugo sobre ustedes, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallarán descanso para sus almas; porque mi yugo es fácil y ligera mi carga. San Mateo 11:28-30

Demos gracias a Dios.

Puede cantarse un himno adecuado para la noche.

En tus manos, oh Señor, encomiendo mi espíritu;

Tú me has redimido, oh Señor, Dios de verdad.

Guárdanos, oh Señor, como a la niña de tus ojos;

Escóndenos bajo la sombra de tus alas.

Señor, ten piedad.

Cristo, ten piedad.

Señor, ten piedad.

Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre,

venga tu reino,

hágase tu voluntad,

en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación

y líbranos del mal.

Señor, escucha nuestra oración.

Y llegue a ti nuestro clamor.

Visita, oh Señor, este lugar, y ahuyenta de él todas las asechanzas del enemigo; que tus santos ángeles moren con nosotros para preservarnos en paz; y que tu bendición sea siempre sobre nosotros; por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Oh Dios, tu providencia inagotable sustenta al mundo en que vivimos y aun nuestra propia vida: Vela, de día y de noche, por los que trabajan mientras otros duermen, y concede que jamás olvidemos que nuestra vida común depende de nuestras faenas mutuas; por Jesucristo

nuestro Señor. Amén.

Puede observarse una pausa, durante la cual se puede ofrecer intercesiones y acciones de gracias espontáneas.

Guíanos, Señor, despiertos, y guárdanos mientras dormimos; que despiertos velemos con Cristo, y dormidos descansemos en paz.

Ahora despides, Señor, a tu siervo, *

conforme a tu palabra, en paz.

Porque mis ojos han visto a tu Salvador, *

a quien has presentado ante todos los pueblos:

Luz para alumbrar a las naciones, *

y gloria de tu pueblo Israel.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

Guíanos, Señor, despiertos, y guárdanos mientras dormimos; que despiertos velemos con Cristo, y dormidos descansemos en paz.

Bendigamos al Señor.

Demos gracias a Dios.

Que el Señor omnipotente y misericordioso: Padre, Hijo y Espíritu Santo, nos bendiga y nos guarde. Amén.

Vespertina, el Lunes de la decimaséptima semana después Pentecostés

Miracle-of-the-Fish

Oración Vespertina Diaria

Busquen al que hace las Pléyades y el Orión, y vuelve las tinieblas en mañana, y hace oscurecer el día como noche; el que llama a las aguas del mar, y las derrama sobre la faz de la tierra; el Señor es su Nombre. Amós 5:8

Confesión de Pecado

Dios de misericordia, confesamos que hemos pecado contra ti por pensamiento, palabra y obra, por lo que hemos hecho y lo que hemos dejado de hacer. No te hemos amado con todo el corazón; no hemos amado a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Sincera y humildemente nos arrepentimos. Por amor de tu Hijo Jesucristo, ten piedad de nosotros y perdónanos; así tu voluntad será nuestra alegría y andaremos por tus caminos, para gloria de tu Nombre. Amén.

Dios omnipotente tenga misericordia de nosotros, perdone todos nuestros pecados por Jesucristo nuestro Señor, nos fortalezca en toda bondad y por el poder del Espíritu Santo, nos conserve en la vida eterna. Amén.

Oh Dios, dígnate librarnos.

Señor, apresúrate a socorrernos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. ¡Aleluya!

Luz Alegrante   Phos hilaron

Luz alegrante,

claridad pura del sempiterno Padre celestial,

Jesucristo, santo y bendito:

Ahora que hemos llegado al ocaso del sol,

y nuestros ojos miran la luz vespertina,

te alabamos con himnos, oh Dios: Padre,

Hijo y Espíritu Santo.

Digno eres de ser alabado en todos los tiempos

con voces gozosas,

oh Hijo de Dios, Dador de la vida;

por tanto te glorifica el universo entero.

Salmo 89:19-52

Hablaste una vez a tus fieles en una visión, y dijiste: *

“He puesto la corona sobre un héroe; he levantado a un escogido del pueblo.

Hallé a David mi siervo; *

lo ungí con mi óleo sagrado.

Mi mano estará siempre con él; *

mi brazo también lo fortalecerá.

No lo engañará ningún enemigo, *

ni cualquier malvado lo humillará.

Aplastaré delante de él a sus enemigos *

y heriré a los que le aborrecen.

Mi amor y fidelidad lo acompañarán, *

y por mi Nombre será victorioso.

Pondré su izquierda sobre el mar, *

y su diestra sobre el río.

El me invocará: ‘Tú eres mi Padre, *

mi Dios, y la roca de mi salvación’.

Yo le pondré por primogénito, *

el más excelso de los reyes de la tierra.

Sostendré mi amor por él para siempre, *

y mi pacto continuará firme con él.

Afirmaré su descendencia para siempre, *

y su trono como los días de los cielos”.

“Si abandonaren sus hijos mi ley, *

y no anduvieren de acuerdo con mis juicios;

Si profanaren mis estatutos, *

y no guardaren mis mandamientos;

Entonces castigaré con vara su rebelión, *

y con azotes sus iniquidades;

Mas no retiraré de él mi amor, *

ni falsearé mi fidelidad.

No violaré mi pacto, *

ni cambiaré lo que ha salido de mis labios.

De una vez por todas he jurado por mi santidad: *

‘No mentiré a David.

Su linaje perdurará para siempre, *

y su trono como el sol delante de mí.

Será firme para siempre como la luna, *

testigo fiel en los cielos'”.

Pero te has airado con tu ungido; *

lo has rechazado y desechado.

Has roto el pacto con tu siervo; *

has profanado su corona, arrojándola al suelo.

Has abierto brecha en sus murallas, *

y has derribado sus fortalezas.

Lo saquean todos los que pasan por el camino; *

es escarnio de sus vecinos.

Has exaltado la diestra de sus enemigos; *

has alegrado a sus adversarios.

Has desviado el filo de su espada, *

y no lo has sostenido en la batalla.

Has acabado con su esplendor, *

y has derribado su trono por tierra.

Has acortado los días de su juventud, *

y lo has cubierto de ignominia.

¿Hasta cuándo, oh Señor, te esconderás? ¿Te esconderás para siempre? *

¿Hasta cuándo arderá tu ira como el fuego?

Recuerda, oh Señor, cuán breve es la vida,

cuán frágil has creado toda carne.

¿Quién vivirá y no verá la muerte? *

¿Quién podrá salvar su vida del poder de la fosa?

Oh Señor, ¿dónde están tus antiguas misericordias, *

que juraste a David en tu fidelidad?

Acuérdate, oh Señor, del escarnio de tu siervo, *

de las mofas de muchos pueblos, que llevo en mi seno,

Las mofas que tus enemigos, oh Señor, han lanzado, *

las que lanzaron a las huellas de tu ungido.

¡Bendito el Señor por siempre jamás!  *

Amén y Amén.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo:

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

San Lucas 5:1-11

Cierto día la gente se agolpaba a su alrededor para escuchar la palabra de Dios, y él estaba de pie a la orilla del lago de Genesaret. En eso vio dos barcas amarradas al borde del lago; los pescadores habían bajado y lavaban las redes. Subió a una de las barcas, que era la de Simón, y le pidió que se alejara un poco de la orilla; luego se sentó y empezó a enseñar a la multitud desde la barca. Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: «Lleva la barca mar adentro y echen las redes para pescar.» Simón respondió: «Maestro, por más que lo hicimos durante toda la noche, no pescamos nada; pero, si tú lo dices, echaré las redes.» Así lo hicieron, y pescaron tal cantidad de peces, que las redes casi se rompían. Entonces hicieron señas a sus asociados que estaban en la otra barca para que vinieran a ayudarles. Vinieron y llenaron tanto las dos barcas, que por poco se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se arrodilló ante Jesús, diciendo: «Señor, apártate de mí, que soy un hombre pecador.» Pues tanto él como sus ayudantes se habían quedado sin palabras por la pesca que acababan de hacer. Lo mismo les pasaba a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, compañeros de Simón. Jesús dijo a Simón: «No temas; en adelante serás pescador de hombres.» En seguida llevaron sus barcas a tierra, lo dejaron todo y siguieron a Jesús.

Cántico de María   Magnificat

San Lucas 1:46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,

se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, *

porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, *

porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí;

su Nombre es santo.

Su misericordia llega a sus fieles, *

de generación en generación.

El hace proezas con su brazo; *

dispersa a los soberbios de corazón.

Derriba del trono a los poderosos, *

y enaltece a los humildes.

A los hambrientos los colma de bienes, *

y a los ricos despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo, *

acordándose de la misericordia,

Como lo había prometido a nuestros padres, *

en favor de Abrahán y su descendencia para siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Credo de los Apóstoles

Creo en Dios Padre todopoderoso,

creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor.

Fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo

y nació de la Virgen María.

Padeció bajo el poder de Poncio Pilato.

Fue crucificado, muerto y sepultado.

Descendió a los infiernos.

Al tercer día resucitó de entre los muertos.

Subió a los cielos,

y está sentado a la diestra de Dios Padre.

Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo,

la santa Iglesia católica,

la comunión de los santos,

el perdón de los pecados,

la resurrección de los muertos,

y la vida eterna. Amén.

Plegarias

Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre,

venga tu reino,

hágase tu voluntad,

en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación

y líbranos del mal.

Porque tuyo es el reino,

tuyo es el poder,

y tuya es la gloria,

ahora y por siempre. Amén.

B

V. Que esta noche sea santa, buena y pacífica,

R. Te rogamos, Señor.

V. Que tus santos ángeles nos conduzcan por los senderos de paz y de benevolencia,

R. Te rogamos, Señor.

V. Que nos perdones y absuelvas de nuestros pecados y ofensas,

R. Te rogamos, Señor.

V. Que haya paz para tu Iglesia y para todo el mundo,

R. Te rogamos, Señor.

V. Que partamos de esta vida en tu fe y temor, y no seamos condenados ante el gran tribunal de Cristo.

R. Te rogamos, Señor.

V. Que tu Espíritu Santo nos una en la comunión de todos tus santos, encomendándonos los unos a los otros y toda nuestra vida a Cristo,

R. Te rogamos, Señor.

Oh Dios, que manifiestas tu infinito poder especialmente mostrando piedad y misericordia: Derrama sobre nosotros la plenitud de tu gracia; a fin de que, esforzándonos para obtener tus promesas, seamos partícipes de tus tesoros celestiales; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Sé nuestra luz en las tinieblas, oh Señor, y por tu gran misericordia defiéndenos de todos los peligros y riesgos de esta noche; por amor de tu único Hijo, nuestro Salvador Jesucristo. Amén.

Vela, oh amantísimo Señor, con los que trabajan, o velan, o lloran esta noche. A tus ángeles manda que guarden a los que duermen. Cuida a los enfermos, Cristo Señor; otorga reposo a los cansados, bendice a los moribundos, consuela a los que sufren, compadécete de los afligidos, escuda a los gozosos. Todo esto te pedimos por tu gran amor. Amén.

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oración de San Juan Crisóstomo

Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras súplicas en común; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, tú estarás en medio de ellos: Realiza ahora, Señor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concédenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amén.

Bendigamos al Señor.

Demos gracias a Dios.

Que el Dios de la esperanza nos colme de todo gozo y paz en nuestra fe, por el poder del Espíritu Santo. Amén. Romanos 15:13