Matutina, el Viernes de la decimacuarta semana después Pentecostés

job's sacrifice

Oración Matutina Diaria

Si han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Colosenses 3:1

Invitatorio y Salterio

Señor, abre nuestros labios.

Y nuestra boca proclamará tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. ¡Aleluya!

La tierra es del Señor, pues él la hizo: vengan y adorémosle.

Venite    Salmo 95:1-7

Vengan, cantemos alegremente al Señor; *

aclamemos con júbilo a la Roca que nos salva.

Lleguemos ante su presencia con alabanza,  *

vitoreándole con cánticos;

Porque el Señor es Dios grande, *

y Rey grande sobre todos los dioses.

En su mano están las profundidades de la tierra, *

y las alturas de los montes son suyas.

Suyo el mar, pues él lo hizo, *

y sus manos formaron la tierra seca.

Vengan, adoremos y postrémonos; *

arrodillémonos delante del Señor nuestro Hacedor;

Porque él es nuestro Dios;

nosotros el pueblo de su dehesa, y ovejas de su mano. *

¡Ojalá escuchen hoy su voz!

Salmo 40

Con paciencia esperé al Señor; *

se inclinó a mí, y oyó mi clamor.

Me sacó del pozo de la desolación, del lodo cenagoso; *

puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.

Puso luego en mi boca canción nueva, un himno de alabanza a nuestro Dios. *

Muchos verán esto, y temerán, y así confiarán en el Señor.

Bienaventurados los que ponen en el Señor su confianza, *

que no acuden a malos espíritus, ni recurren a dioses falsos.

¡Cuántas maravillas has hecho, oh Señor Dios mío, cuántos planes en favor nuestro!  *

Nadie se te puede comparar.

Si yo pudiera anunciarlos y hablar de ellos, *

pero no pueden ser contados.

Sacrificio y ofrenda no te agradan; *

(tú me has dado oídos para escucharte);

Holocausto y sacrificio para expiación no has demandado, *

y entonces dije: “He aquí, yo vengo.

En el rollo está escrito de mí: *

‘El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado;

tu ley está en lo profundo de mi corazón’ “.

He anunciado justicia en la gran asamblea; *

he aquí, no refrené mis labios, y esto, oh Señor, tú lo sabes.

No escondí tu benevolencia dentro de mi corazón; he pregonado tu fidelidad y salvación; *

no oculté tu bondad y fidelidad en la gran asamblea.

Tú eres el Señor; no retengas de mí tu compasión; *

tu bondad y tu fidelidad me guarden siempre;

Porque me han rodeado males innumerables; me han alcanzado mis maldades, 

y no puedo levantar la vista; *

se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón me falla.

Dígnate, oh Señor, librarme; *

Señor, apresúrate a socorrerme.

Sean avergonzados y confundidos a una, los que buscan mi vida para destruirla; *

vuelvan atrás y avergüéncense, los que mi ruina desean.

Sean esquivados a causa de su afrenta, *

los que me dicen: “¡Ajá!” con malicia.

Gócense y alégrense en ti todos los que te buscan; *

digan siempre los que aman tu salvación: “Grande es el Señor”.

Aunque yo esté afligido y necesitado, *

el Señor pensará en mí.

Mi ayuda y mi libertador eres tú; *

Dios mío, no te tardes.

Salmo 54 

Oh Dios, sálvame por tu Nombre, *

y con tu poder defiéndeme.

Escucha mi oración, oh Dios, *

atiende a las palabras de mi boca.

Insolentes se han levantado contra mí, *

y matones buscan mi vida;  no tienen presente a Dios.

He aquí, Dios es el que me ayuda; *

es el Señor quien sostiene mi vida.

Devuelve el mal a mis adversarios; *

destrúyelos, por tu fidelidad.

Te ofreceré sacrificios voluntarios; *

alabaré tu Nombre, oh Señor, porque es bueno;

Porque me has librado de toda angustia, *

y mis ojos han visto la ruina de mis enemigos.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo:

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

Las Lecciones

Job 29:1, 31:24-40

Job prosiguió su poema y dijo:

“Si deposité mi confianza en el oro y dije al oro fino: ‘Tú eres mi seguridad’; si me alegré de tener muchas riquezas y de haber adquirido una enorme fortuna; si a la vista del sol resplandeciente y de la luna que pasaba radiante, mi corazón se dejó seducir en secreto y les envié besos con la mano: ¡también eso sería un delito reprobado por los jueces, porque yo habría renegado del Dios de lo alto! ¿Acaso me alegré del infortunio de mi enemigo y me regocijé cuando le tocó una desgracia? No, no dejé que mi boca pecara, pidiendo su muerte con una imprecación. ¿No decían los hombres de mi carpa: “¿Hay alguien que no se sació con su carne?”. Ningún extranjero pasaba la noche afuera, y yo abría mi puerta al caminante. Si oculté mis transgresiones como un hombre cualquiera, escondiendo mi culpa en mi pecho, porque temía el murmullo de la gente o me asustaba el desprecio de mis parientes, y me quedaba en silencio, sin salir a la puerta… Si mi tierra gritó venganza contra mí y también sus surcos derramaron lágrimas; si comí sus frutos sin pagar y extorsioné a sus propietarios, ¡que en lugar de trigo salgan espinas, y en vez de cebada, ortigas punzantes! ¡Ah, si alguien quisiera escucharme! Aquí está mi firma: ¡que el Todopoderoso me responda! En cuanto al documento que escriba mi oponente, yo lo llevaré sobre mis espaldas, y me lo ceñiré como una corona. Sí, le manifestaré cada uno de mis pasos; como un príncipe, me acercaré hasta él.” Aquí terminan las palabras de Job.

Segundo Cántico de Isaías    Quaerite Dominum

Isaías 55:6-11

Busquen al Señor mientras se deja encontrar; *

llámenle mientras se acerca.

Dejen los malos su camino, *

y los inicuos sus pensamientos.

Vuélvanse al Señor, y tendrá compasión de ellos, *

a nuestro Dios, porque es rico en perdón.

Pues mis pensamientos no son sus pensamientos, *

ni sus caminos, mis caminos, dice el Señor.

Porque así como los cielos son más altos que la tierra, *

así mis caminos son más altos que sus caminos,

y mis pensamientos más que sus pensamientos.

Como la lluvia y la nieve descienden del firmamento, *

y no vuelven allá sin empapar la tierra,

Haciéndola germinar y crecer, *

y produciendo simiente al sembrador y pan al que come,

Así será mi palabra, la que sale de mi boca: *

no regresará a mi vacía;

Sino que realizará mi propósito, *

y cumplirá aquello para lo cual la envié.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

Hechos 15:12-21

Toda la asamblea guardó silencio y escucharon a Bernabé y a Pablo, que contaron las señales milagrosas y prodigios que Dios había realizado entre los paganos a través de ellos. Cuando terminaron de hablar, Santiago tomó la palabra y dijo: «Hermanos, escúchenme: Simeón acaba de recordar cómo Dios, desde el primer momento, intervino para formarse con gentes paganas un pueblo para él. Los profetas hablan el mismo lenguaje, pues está escrito: ‘Después de esto volveré y construiré de nuevo la choza caída de David. Reconstruiré sus ruinas y la volveré a levantar, para que el resto de los hombres busque al Señor: todas esas naciones sobre las cuales ha sido invocado mi Nombre. Así lo dice el Señor, que hoy realiza lo que tenía preparado desde siempre.’ Por esto pienso que no debemos complicar la vida a los paganos que se convierten a Dios. Digámosles en nuestra carta (que se abstengan de lo que es impuro por haber sido ofrecido a los ídolos, de las relaciones sexuales prohibidas, de la carne de animales sin sangrar y de comer sangre. Porque desde tiempos antiguos leen a Moisés todos los sábados en las sinagogas de cada ciudad.»

Cántico al Cordero    Dignus es

Apocalipsis 4:11; 5:9-10, 13

Digno es, Señor nuestro Dios, *

atribuirte la gloria, el honor y el poder;

Porque tú has creado el universo, *

y por tu voluntad existió y fue creado.

Y digno es atribuir lo mismo a ti, Cordero inmolado, *

porque con tu sangre compraste para Dios,

De toda raza, lengua, pueblo y nación, *

un reino de sacerdotes para servir a nuestro Dios.

Por tanto, al que está sentado en el trono, *

y a Cristo el Cordero,

Sean adoración y honor, gloria y señorío, *

por los siglos de los siglos. Amén.

Credo de los Apóstoles

Creo en Dios Padre todopoderoso,

creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor.

Fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo

y nació de la Virgen María.

Padeció bajo el poder de Poncio Pilato.

Fue crucificado, muerto y sepultado.

Descendió a los infiernos.

Al tercer día resucitó de entre los muertos.

Subió a los cielos,

y está sentado a la diestra de Dios Padre.

Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo,

la santa Iglesia católica,

la comunión de los santos,

el perdón de los pecados,

la resurrección de los muertos,

y la vida eterna. Amén.

Plegarias

Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre,

venga tu reino,

hágase tu voluntad,

en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación

y líbranos del mal.

Porque tuyo es el reino,

tuyo es el poder,

y tuya es la gloria,

ahora y por siempre. Amén.

A

V. Señor, muéstranos tu misericordia;

R. Y concédenos tu salvación.

V. Reviste a tus ministros de justicia;

R. Que cante tu pueblo de júbilo.

V. Establece, Señor, la paz en todo el mundo;

R. Porque sólo en ti vivimos seguros.

V. Protege, Señor, a esta nación;

R. Y guíanos por la senda de justicia y de verdad.

V. Que se conozcan en la tierra tus caminos;

R. Y entre los pueblos tu salvación.

V. Señor, que no se olvide a los necesitados;

R. Ni se arranque la esperanza a los pobres.

V. Señor, crea en nosotros un corazón limpio;

R. Y susténtanos con tu Santo Espíritu.

Concede, oh Señor, que confiemos en ti de todo corazón; porque, así como tú siempre resistes a los soberbios que confían en su propia fortaleza, de la misma manera jamás abandonas a aquéllos que se glorían en tu misericordia; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, ahora y por siempre. Amén.

Dios todopoderoso, cuyo muy amado Hijo no ascendió al gozo de tu presencia sin antes padecer, ni entró en gloria sin antes ser crucificado: Concédenos, por tu misericordia, que nosotros, caminando por la vía de la cruz, encontremos que ésta es la vía de la vida y de la paz; por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu protección, no temamos la fuerza de ningún adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Señor Jesucristo, tú extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revístenos con tu Espíritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amén.

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oración de San Juan Crisóstomo

Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras súplicas en común; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, tú estarás en medio de ellos: Realiza ahora, Señor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concédenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amén.

Bendigamos al Señor.

Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amén. 2 Corintios 13:14

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.