Oración Matutina, el Domingo de Adviento I

Advent I.jpg

Oración Matutina Diaria

Velen, porque no saben cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no los halle durmiendo. San Marcos 13:35, 36

Invitatorio y Salterio

Nuestro Rey y Salvador se acerca: vengan y adorémosle.

Señor, abre nuestros labios.

Y nuestra boca proclamará tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. ¡Aleluya!

Jubilate   Salmo 100

Regocíjense en el Señor, pueblos todos; *

sirvan al Señor con alegría;

vengan ante su presencia con cánticos.

Sepan que el Señor es Dios; *

él nos hizo y somos suyos,

su pueblo y ovejas de su rebaño.

Entren por sus puertas con acción de gracias,

en sus atrios con alabanza; *

denle gracias, y bendigan su Nombre;

Porque el Señor es bueno;

para siempre es su misericordia; *

su fidelidad perdura de generación en generación.

Salmo 146

¡Aleluya!

Alaba, alma mía, al Señor; *

alabaré al Señor mientras viva;

cantaré alabanzas a mi Dios mientras exista.

No confíes en los príncipes, ni en ningún hijo de Adán, *

porque no hay en ellos seguridad.

Al exhalar el espíritu, vuelven al polvo, *

y en ese día perecen todos sus planes.

¡Dichosos aquéllos cuya ayuda es el Dios de Jacob, *

cuya esperanza está en el Señor su Dios!

El cual hizo los cielos y la tierra,

el mar, y cuanto en ellos hay, *

que guarda su promesa para siempre;

Que hace justicia a los oprimidos, *

y da pan a los hambrientos.

El Señor liberta a los cautivos;

el Señor abre los ojos a los ciegos; *

el Señor levanta a los caídos;

El Señor ama a los justos;

el Señor protege a los forasteros; *

sostiene al huérfano y a la viuda,

pero trastorna el camino de los malvados.

Reinará el Señor para siempre, *

tu Dios, oh Sión, de generación en generación.

¡Aleluya!

Salmo 147

¡Aleluya!

¡Cuán bueno es cantar alabanzas a nuestro Dios!  *

¡Cuán agradable es honrarle con loores!

El Señor reconstruye Jerusalén; *

a los desterrados de Israel recoge.

El sana a los quebrantados de corazón, *

y venda sus heridas.

Cuenta el número de las estrellas; *

a todas ellas llama por su nombre.

Grande es el Señor nuestro, incomparable su poder, *

infinita su sabiduría.

El Señor levanta a los humildes, *

mas humilla hasta el polvo a los malvados.

Canten al Señor con acción de gracias; *

toquen el arpa a nuestro Dios.

El cubre los cielos de nubes, *

y prepara la lluvia para la tierra;

Hace brotar la hierba en los montes, *

y plantas verdes para la humanidad.

Da alimento a los ganados, *

y a las crías de cuervo que graznan.

No se deleita en el vigor del caballo, *

ni se complace en la fortaleza del hombre.

Se complace el Señor en los que le veneran, *

en los que confían en su gracia y favor.

Glorifica al Señor, oh Jerusalén; *

alaba a tu Dios, oh Sión;

Porque ha fortalecido los cerrojos de tus puertas; *

ha bendecido a tus hijos dentro de ti.

Ha establecido la paz en tus fronteras; *

te sacia con lo mejor del trigo.

El envía su decreto a la tierra, *

y su palabra corre veloz.

Despliega la nieve como lana; *

derrama la escarcha como ceniza.

Esparce su granizo como migajas; *

ante su frío, ¿quién resistirá?

Envía su palabra, y se derriten; *

sopla su viento, y corren las aguas.

Declara su palabra a Jacob, *

sus estatutos y sus juicios a Israel.

No ha tratado así a ninguna otra nación, *

ni les ha dado a conocer sus mandatos.

Aleluya !

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

Las Lecciones

Amós 1:1-5, 13 – 2:8

Este es el mensaje que Amós, pastor de ovejas del poblado de Tecoa, recibió de parte de Dios acerca de Israel, dos años antes del terremoto, en tiempos de Ozías, rey de Judá, y de Jeroboam, hijo de Joás, rey de Israel. Cuando el Señor hace oir su voz de trueno desde el monte Sión, en Jerusalén, las tierras de pastos se marchitan y se reseca la cumbre del Carmelo. Así dice el Señor: “Los de Damasco han cometido tantas maldades que no dejaré de castigarlos; pues trillaron a los de Galaad con trillos de hierro. Por eso pondré fuego a la casa real de Hazael, y ese fuego destruirá los palacios de Ben-hadad. Abriré a la fuerza las puertas de Damasco; destruiré al que reina en Bicat-avén y al que gobierna en Bet-edén, y los sirios serán llevados cautivos a Quir.” Lo dice el Señor. Así dice el Señor: “Los de Amón han cometido tantas maldades que no dejaré de castigarlos; pues, en su afán de agrandar su territorio, abrieron en canal a las mujeres embarazadas de la región de Galaad. Por eso pondré fuego a los muros de Rabá, y ese fuego destruirá sus palacios entre clamores de batalla y estruendo de día tempestuoso. Y su rey marchará al destierro, junto con todos sus hombres importantes.” Lo dice el Señor. Así dice el Señor: “Los de Moab han cometido tantas maldades que no dejaré de castigarlos; pues quemaron los huesos del rey de Edom hasta convertirlos en ceniza. Por eso pondré fuego a la región de Moab, y ese fuego destruirá los palacios de Queriot; y entre clamores de batalla y toques de trompeta, los moabitas morirán. ¡Quitaré al rey de en medio de su pueblo; lo mataré, y con él a sus hombres importantes!” Lo dice el Señor. Así dice el Señor: “Los de Judá han cometido tantas maldades que no dejaré de castigarlos; pues rechazaron las enseñanzas del Señor y no obedecieron sus leyes, sino que adoraron a los mismos ídolos que sus padres habían adorado. Por eso pondré fuego a Judá, y ese fuego destruirá los palacios de Jerusalén.” Así dice el Señor: “Los de Israel han cometido tantas maldades que no dejaré de castigarlos; pues venden al inocente por dinero y al pobre por un par de sandalias. Oprimen y humillan a los pobres, y se niegan a hacer justicia a los humildes. El padre y el hijo se acuestan con la misma mujer, profanando así mi santo nombre. Tendidos sobre ropas que recibieron en prenda, participan en comidas en honor de los ídolos; con dinero de multas injustas compran vino, que beben en el templo de su dios.

Tercer Cántico de Isaías   Surge, illuminare

Isaías 60:13, 11a, 14c, 18-19

Surge, ilumina, pues ha llegado tu luz, *

y la gloria del Señor sobre ti ha amanecido.

Mira cómo las tinieblas cubren la tierra, *

y densa oscuridad a los pueblos.

Mas sobre ti amanece el Señor, *

y su gloria aparece sobre ti.

Correrán las naciones a tu luz, *

y los reyes a la claridad de tu alborada.

Abiertas de continuo estarán tus puertas; *

ni de día ni de noche se cerrarán.

Te llamarán la Ciudad del Señor, *

la Sión del Santo de Israel.

No se oirá más de violencia en tu tierra, *

ni de ruina o destrucción en tus fronteras.

Llamarás a tus murallas, Salvación, *

y a tus puertas, Alabanza.

El sol no será para ti ya más tu luz del día, *

ni de noche necesitarás el lustre de la luna.

Tendrás al Señor por luz eterna, *

y tu Dios será tu gloria.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

1 Tesalonicenses 5:1-11

En cuanto a las fechas y los tiempos, hermanos, no necesitan que les escribamos. Ustedes saben muy bien que el día del regreso del Señor llegará cuando menos se lo espere, como un ladrón que llega de noche. Cuando la gente diga: “Todo está en paz y tranquilo”, entonces vendrá de repente sobre ellos la destrucción, como le vienen los dolores de parto a una mujer que está encinta; y no podrán escapar. Pero ustedes, hermanos, no están en la oscuridad, para que el día del regreso del Señor los sorprenda como un ladrón. Todos ustedes son de la luz y del día. No somos de la noche ni de la oscuridad; por eso no debemos dormir como los otros, sino mantenernos despiertos y en nuestro sano juicio. Los que duermen, duermen de noche, y los que se emborrachan, se emborrachan de noche; pero nosotros, que somos del día, debemos estar siempre en nuestro sano juicio. Debemos protegernos, como con una coraza, con la fe y el amor, y cubrirnos, como con un casco, con la esperanza de la salvación. Porque Dios no nos destinó a recibir el castigo, sino a alcanzar la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo. Jesucristo murió por nosotros, para que, ya sea que sigamos despiertos o que nos durmamos con el sueño de la muerte, vivamos juntamente con él. Por eso, anímense y fortalézcanse unos a otros, tal como ya lo están haciendo.

Cántico de Alabanza    Benedictus es, Domine

Daniel (dc) 3:26, 52-56

Bendito eres tú, Señor Dios de nuestros padres; *

digno de alabanza, eres bendito.

Bendito el fulgor de tu santo Nombre, *

alabado y exaltado sobre todo para siempre.

Bendito eres en el templo de tu santa gloria, *

en el trono de tu reino eres bendito.

Bendito eres, sentado sobre querubines, *

alabado y exaltado sobre todo para siempre.

Bendito tú, que sondeas los abismos; *

en la bóveda celeste eres bendito.

Bendito tú: Padre, Hijo y Espíritu Santo, *

alabado y exaltado sobre todo para siempre.

Credo de los Apóstoles

Creo en Dios Padre todopoderoso,

creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor.

Fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo

y nació de la Virgen María.

Padeció bajo el poder de Poncio Pilato.

Fue crucificado, muerto y sepultado.

Descendió a los infiernos.

Al tercer día resucitó de entre los muertos.

Subió a los cielos,

y está sentado a la diestra de Dios Padre.

Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo,

la santa Iglesia católica,

la comunión de los santos,

el perdón de los pecados,

la resurrección de los muertos,

y la vida eterna. Amén.

Plegarias

Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre,

venga tu reino,

hágase tu voluntad,

en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación

y líbranos del mal.

Porque tuyo es el reino,

tuyo es el poder,

y tuya es la gloria,

ahora y por siempre. Amén.

A

Señor, muéstranos tu misericordia;

Y concédenos tu salvación.

Reviste a tus ministros de justicia;

Que cante tu pueblo de júbilo.

Establece, Señor, la paz en todo el mundo;

Porque sólo en ti vivimos seguros.

Protege, Señor, a esta nación;

Y guíanos por la senda de justicia y de verdad.

Que se conozcan en la tierra tus caminos;

Y entre los pueblos tu salvación.

Señor, que no se olvide a los necesitados;

Ni se arranque la esperanza a los pobres.

Señor, crea en nosotros un corazón limpio;

Y susténtanos con tu Santo Espíritu.

Oh Dios, tú nos alegras con el recuerdo semanal de la gloriosa resurrección de tu Hijo nuestro Señor: Concédenos tal bendición en este día, mediante nuestra adoración, que ocupemos todos los días de esta semana en tu favor; por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Dios todopoderoso, danos gracia para despojarnos de las obras de las tinieblas y revestirnos con las armas de la luz, ahora en esta vida mortal, en la cual Jesucristo tu Hijo, con gran humildad, vino a visitarnos; a fin de que en el día postrero, cuando vuelva con majestad gloriosa a juzgar a vivos y muertos, resucitemos a la vida inmortal; mediante él, quien vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, ahora y por siempre. Amén.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu protección, no temamos la fuerza de ningún adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Señor Jesucristo, tú extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revístenos con tu Espíritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amén.

Puede seguir intercesiones y acciones de gracias

Oración de San Juan Crisóstomo

Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras súplicas en común; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, tú estarás en medio de ellos: Realiza ahora, Señor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concédenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amén.

Bendigamos al Señor.

Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amén. 2 Corintios 13:14

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s