Matutina, Día de los Santo Inocentes

holy-innocents-rachel-weeping

Oración Matutina Diaria

Ya no son extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios. Efesios 2:19

Invitatorio y Salterio

Señor, abre nuestros labios.

Y nuestra boca proclamará tu alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. ¡Aleluya!

Jubilate Salmo 100

Regocíjense en el Señor, pueblos todos; *

sirvan al Señor con alegría;

vengan ante su presencia con cánticos.

Sepan que el Señor es Dios; *

Él nos hizo y somos suyos,

su pueblo y ovejas de su rebaño.

Entren por sus puertas con acción de gracias,

en sus atrios con alabanza; *

denle gracias, y bendigan su Nombre;

Porque el Señor es bueno;

para siempre es su misericordia; *

su fidelidad perdura de generación en generación.

¡Aleluya! El Señor es glorioso en sus santos: vengan y adorémosle. ¡Aleluya!

Salmo 2

¿Por qué se amotinan las gentes, *

y los pueblos piensan cosas vanas?

¿Por qué se levantan los reyes de la tierra,

y príncipes consultan unidos *

contra el Señor y contra su Ungido?

“Rompamos sus ligaduras”, dicen; *

“echemos de nosotros sus cuerdas”.

El que mora en los cielos se ríe; *

el Señor se burla de ellos.

Luego les habla en su furor, *

y los turba con su ira, diciendo:

“Yo mismo he puesto mi rey *

sobre Sión, mi santo monte”.

Yo publicaré el decreto: *

El Señor me ha dicho: “Mi Hijo eres tú;

yo te engendré hoy.

Pídeme, y te daré por herencia las naciones, *

y como posesión tuya los confines de la tierra.

Los quebrantarás con vara de hierro, *

como vasija de alfarero los desmenuzarás”.

Ahora, pues, oh reyes, sean prudentes; *

admitan amonestación, jueces de la tierra.

Sirvan al Señor con temor, *

y alégrense con temblor.

Honren al Hijo, para que no se enoje,

y perezcan en el camino; *

pues se inflama de pronto su ira.

Bienaventurados son *

todos los que en él confían.

Salmo 26

Júzgame, oh Señor, porque en integridad he andado; *

he confiado asimismo en el Señor sin titubear.

Escudríñame, oh Señor, y pruébame; *

examina mis pensamientos y mi corazón;

Porque tu amor está delante de mis ojos; *

he andado fielmente contigo.

No he frecuentado personas inútiles, *

ni me he asociado con los engañadores.

Aborrecí la reunión de los malhechores, *

y con los impíos nunca me sentaré.

Lavaré en inocencia mis manos, *

y así andaré alrededor de tu altar, oh Señor,

Cantando himnos de alabanza, *

y contando todas tus obras maravillosas.

Señor, la habitación de tu casa yo amo, *

y el lugar de la morada de tu gloria.

No arrebates mi alma con los pecadores, *

ni mi vida con los sanguinarios,

Cuyas manos están llenas de tramas, *

y cuya diestra está llena de sobornos.

Mas yo andaré en integridad; *

redímeme, oh Señor, y ten misericordia de mí.

Mi pie se mantiene firme en medio de los justos; *

en las asambleas bendeciré al Señor.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Las Lecciones

Isaías 49:13-23

¡Cielo, grita de alegría! 

¡Tierra, llénate de gozo! 

¡Montañas, lancen gritos de felicidad! 

Porque el Señor ha consolado a su pueblo, 

ha tenido compasión de él en su aflicción. 

“Sión decía: 

‘El Señor me abandonó, 

mi Dios se olvidó de mí.’ 

Pero ¿acaso una madre olvida 

o deja de amar a su propio hijo? 

Pues aunque ella lo olvide, 

yo no te olvidaré. 

Yo te llevo grabada en mis manos, 

siempre tengo presentes tus murallas. 

Los que te reconstruyen van más de prisa 

que los que te destruyeron; 

ya se han ido los que te arrasaron. 

Levanta los ojos y mira alrededor, 

mira cómo se reúnen todos 

y vuelven hacia ti. 

“Yo, el Señor, juro por mi vida 

que todos ellos serán como joyas que te pondrás, 

como los adornos de una novia. 

Tu país estaba en ruinas, 

destruido, arrasado; 

pero ahora tu territorio 

será pequeño para tus habitantes. 

Los que te destruyeron están lejos. 

Los hijos que dabas por perdidos 

te dirán al oído: 

‘Este país es demasiado pequeño para nosotros; 

haznos lugar para vivir.’ 

Y tú dirás en tu interior: 

‘¿Quién me ha dado estos hijos? 

Yo no tenía hijos, ni podía tenerlos; 

estaba desterrada y apartada, 

¿quién los crió? 

Me habían dejado sola, 

¿de dónde vinieron?’ ” 

El Señor dice: 

“Voy a dar órdenes a las naciones; 

voy a dar una señal a los pueblos 

para que traigan en brazos a tus hijos, 

y a tus hijas las traigan sobre los hombros. 

Los reyes serán tus padres adoptivos, 

y las princesas tus niñeras. 

Se inclinarán hasta el suelo delante de ti, 

y lamerán el polvo de tus pies. 

Y reconocerás que yo soy el Señor, 

y que los que en mí confían no quedan defraudados.”

Te Deum   Te Deum laudamus

A ti, como Dios, te alabamos;

a ti, Señor, te reconocemos;

a ti, eterno Padre, te venera toda la tierra.

Los ángeles todos, los cielos y todas

las potestades te honran;

los querubines y serafines te cantan sin cesar:

Santo, santo, santo es el Señor, Dios del universo.

Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.

A ti te ensalza el glorioso coro de los apóstoles,

la multitud admirable de los profetas,

la brillante muchedumbre de los mártires.

A ti te glorifica la santa Iglesia por todo el orbe;

A ti, Padre de majestad inmensa,

a tu adorable, verdadero y único Hijo,

también al Espíritu Santo, el Paráclito.

Tú eres el Rey de la gloria, oh Cristo;

tú eres el Hijo único del Padre;

tú, al hacerte hombre para salvarnos,

no desdeñaste el seno de la Virgen.

Tú, quebrantando el aguijón de la muerte,

abriste a los creyentes el reino del cielo.

Tú estás sentado a la derecha del Padre.

Creemos que un día has de venir como juez.

Te rogamos, pues, que vengas en ayuda de tus siervos,

a quienes redimiste con tu preciosa sangre.

Haz que en la gloria eterna

nos contemos entre tus santos.

San Mateo 18:1-14

En aquella misma ocasión los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron: “¿Quién es el más importante en el reino de los cielos?” Jesús llamó entonces a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: “Les aseguro que si ustedes no cambian y se vuelven como niños, no entrarán en el reino de los cielos. El más importante en el reino de los cielos es el que se humilla y se vuelve como este niño. Y el que recibe en mi nombre a un niño como este, me recibe a mí. A cualquiera que haga caer en pecado a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que lo hundieran en lo profundo del mar con una gran piedra de molino atada al cuello. ¡Qué malo es para el mundo que haya tantas incitaciones al pecado! Tiene que haberlas, pero ¡ay del hombre que haga pecar a los demás! Por eso, si tu mano o tu pie te hacen caer en pecado, córtatelos y échalos lejos de ti; es mejor que entres en la vida manco o cojo, y no que con tus dos manos y tus dos pies seas arrojado al fuego eterno. Y si tu ojo te hace caer en pecado, sácatelo y échalo lejos de ti; es mejor que entres en la vida con un solo ojo, y no que con tus dos ojos seas arrojado al fuego del infierno. No desprecien a ninguno de estos pequeños. Pues les digo que en el cielo los ángeles de ellos están mirando siempre el rostro de mi Padre celestial. ¿Qué les parece? Si un hombre tiene cien ovejas y se le extravía una de ellas, ¿acaso no dejará las otras noventa y nueve en el monte, para ir a buscar la oveja extraviada? Y si logra encontrarla, de seguro se alegrará más por esa oveja que por las noventa y nueve que no se extraviaron. Así también, el Padre de ustedes que está en el cielo no quiere que se pierda ninguno de estos pequeños.”

Cántico al Cordero    Dignus es

Apocalipsis 4:11; 5:9-10, 13

Digno es, Señor nuestro Dios, *

atribuirte la gloria, el honor y el poder;

Porque tú has creado el universo, *

y por tu voluntad existió y fue creado.

Y digno es atribuir lo mismo a ti, Cordero inmolado, *

porque con tu sangre compraste para Dios,

De toda raza, lengua, pueblo y nación, *

un reino de sacerdotes para servir a nuestro Dios.

Por tanto, al que está sentado en el trono, *

y a Cristo el Cordero,

Sean adoración y honor, gloria y señorío, *

por los siglos de los siglos. Amén.

Credo de los Apóstoles

Creo en Dios Padre todopoderoso,

creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor.

Fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo

y nació de la Virgen María.

Padeció bajo el poder de Poncio Pilato.

Fue crucificado, muerto y sepultado.

Descendió a los infiernos.

Al tercer día resucitó de entre los muertos.

Subió a los cielos,

y está sentado a la diestra de Dios Padre.

Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo,

la santa Iglesia católica,

la comunión de los santos,

el perdón de los pecados,

la resurrección de los muertos,

y la vida eterna. Amén.

Plegarias

Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre,

venga tu reino,

hágase tu voluntad,

en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación

y líbranos del mal.

Porque tuyo es el reino,

tuyo es el poder,

y tuya es la gloria,

ahora y por siempre. Amén.

A

V. Señor, muéstranos tu misericordia;

R. Y concédenos tu salvación.

V. Reviste a tus ministros de justicia;

R. Que cante tu pueblo de júbilo.

V. Establece, Señor, la paz en todo el mundo;

R. Porque sólo en ti vivimos seguros.

V. Protege, Señor, a esta nación;

R. Y guíanos por la senda de justicia y de verdad.

V. Que se conozcan en la tierra tus caminos;

R. Y entre los pueblos tu salvación.

V. Señor, que no se olvide a los necesitados;

R. Ni se arranque la esperanza a los pobres.

V. Señor, crea en nosotros un corazón limpio;

R. Y susténtanos con tu Santo Espíritu.

Recordamos en este día, oh Dios, la matanza de los niños inocentes de Belén, ordenada por el Rey Herodes. Recibe, te suplicamos, en tus brazos de misericordia, a todas las víctimas inocentes; y por tu gran poder frustra los designios de tiranos sanguinarios, y establece tu dominio de justicia, amor y paz; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Dios, autor de la paz y amante de la concordia, conocerte es vida eterna, y servirte, plena libertad: Defiende a estos tus humildes siervos de todos los asaltos de nuestros enemigos; para que, confiados en tu protección, no temamos la fuerza de ningún adversario; por el poder de Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Señor Jesucristo, tú extendiste tus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz, para estrechar a todos los seres humanos en tu abrazo salvador: Revístenos con tu Espíritu de tal manera que, extendiendo nuestras manos en amor, llevemos a quienes no te conocen a reconocerte y amarte; por el honor de tu Nombre. Amén.

Puede seguir intercesiones y acciones de gracia

Oración de San Juan Crisóstomo

Dios todopoderoso, que nos diste la gracia para unirnos en este momento, a fin de ofrecerte nuestras súplicas en común; y que, por tu muy amado Hijo, nos prometiste que, cuando dos o tres se congregan en su Nombre, tú estarás en medio de ellos: Realiza ahora, Señor, nuestros deseos y peticiones como mejor nos convenga; y concédenos en este mundo el conocimiento de tu verdad y en el venidero, la vida eterna. Amén.

Bendigamos al Señor.

Demos gracias a Dios.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos nosotros, ahora y siempre. Amén. 2 Corintios 13:14

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.